Lee opiniones en TripAdvisor
 
PayPal Acceptance Mark
Reserva Natural Palmarí SERVICIOS Reserva Natural Palmarí FOTOGRAFÍAS Reserva Natural Palmarí ACTIVIDADES Reserva Natural Palmarí VECINOS Reserva Natural Palmarí RECOMENDACIONES Reserva Natural Palmarí INVESTIGACIÓN Reserva Natural Palmarí EMPRESARIAL Reserva Natural Palmarí MAPAS Reserva Natural Palmarí COMPROMISO SOCIAL Reserva Natural Palmarí POLÍTICAS
ESTADÍA EN LA RESERVA NATURAL PALMARI COMO VOLUNTARIO  

Buscamos: hombres y mujeres jovenes y dinámicos, mayores de 21 años de edad, quienes tengan buenos conocimientos en inglés, así como en español o portugués; IMPORTANTE: para la estadía en Brasil es de ventaja tener una nacionalidad que no necesite una visa de turismo para ingresar al Brasil (de lo contrario, el voluntario tiene que hacerse cargo de obtener este visado antes de su llegada).

Campo de actividades: la recepción y la inducción de los visitantes; entrega de las habitaciones; apoyo como intérprete de inglés en general y eventualmente durante las excursiones; responsabilidad sobre el control de calidad en aseo y alimentación; limpieza y presencia de fruta en las plataformas de alimento para aves y almíbar de azucar en los alimentadores de colibríes; apoyo al personal de cocina, mucamas y aseo; controlar la puntualidad de los guías & visitantes respecto a las actividades; crear listas de nombres, fecha de llegada y partida y números de pasaportes; solicitar "feedbacks" de los visitantes antes de su partida; pedirle a nuestros huéspedes publicar "reviews" en páginas en Internet como "TripAdvisor" y similares; manejar inventarios y solicitar los productos requeridos de las oficinas principales (eco-champú, eco-jabón, Nutella, mermeladas, entre otros); colaboración y apoyo al administrador del centro de visitantes; tener contacto periódico con el administrador en Leticia y la gerencia en las oficinas principales en Bogotá D. C.

Período de estadía: cada voluntario permanecerá un mínimo de 6 semanas y un máximo de 12 semanas; el voluntario llega a la Reserva Natural Palmari 2 semanas antes de la partida del predecesor, recibe inducción durante 2 semanas de dicho predecesor y luego continúa laborando autónomamente hasta la llegada del siguiente voluntario en turno.

Qué suministramos: Tiquete aéreo Bogotá - Leticia - Bogotá mientres este sea gestionado por medio de nuestra agencia-operadora; transporte desde/hasta el aeropuerto de Leticia o Tabatinga; alojamiento y alimentación completa, vestimenta de trabajo y equipo (camiseta, bandana, botas, impermeable, linterna manos-libres / los últimos tres items deben ser retornados al finalizar el cicol en las oficinas principales en Bogotá D. C.).

Qué suministran los voluntarios: Vestimenta privada; medicamentos privados; equipo privado.

Opción adicional: para labores administrativas en nuestras oficinas principales en Bogotá D. C. requerimos un voluntario durante un tiempo de 1 a 2 meses; no podemos ofrecer alojamiento, pero es posible negociar un apoyo económico con respecto al transporte y la alimentación.

Soportes documentales de aplicación: hoja de vida incluyendo información acerca del conocimiento del idioma inglés y otros en caso dado; fotografía reciente a color y de cuerpo entero; carta de motivación; indicación de período de estadía preferido; respecto a estudiantes universitarios u otros voluntarios que desean ejecutar un proyecto científico o social para completar los requisitos necesarios para su graduación u otro, requerimos de una copia de dicho proyecto acompañada de un aval de la universidad o centro educativo respectivo firmada por el director del proyecto; certificado de vacunación contra la fiebre amarilla; fotocopia del pasaporte; descripción del campo de actividades & metas & involucramiento laboral deseado.

Aplicación debe dirigirse a: GRUPO TRAVESIAS S.A.S., to the attention of Axel H. Antoine-Feill S. and/or Carlos "Charlie" Avila / Carrera 10 # 93-72 / Barrio "Chicó reservado" / Edificio "Palmarí" Oficina # 602, Bogotá D.C. / COLOMBIA (Skype: palmari1; MSN: palmari1@hotmail.com; Googletalk: rnpalmari@gmail.com)

 

VOLUNTARIADOS REALIZADOS HASTA EL MOMENTO EN LA RESERVA NATURAL PALMARI

Nicolas Schuetze  

Mi nombre es Nicolás Schuetze, tengo 18 años de edad y tuve como voluntario en el centro de visitantes de la Reserva Natural Palmari la oportunidad de vivir el bosque húmedo neo-tropical de la mejor manera posible. Por medio del conocimiento y experiencia de los guías, así como con los equipos que provee el centro de visitantes cada día fue una nueva aventura: Observar delfines de agua dulce desde los kayaks, caminar por la jungla, escalar a 50 metros de altura sobre el suelo y apreciar los bosques desde arriba conforman experiencias que jamás voy a olvidar, todo lo anterior en compañía de visitantes a los cuales yo les servía como traductor entre el guía local nominado y ellos. Conocer gente nueva fue uno de las mejores apartes de esta experiencia: cada grupo de visitantes constituía una experiencia diferente y la labor se facilitaba mucho por medio de la colaboración que obtenía de parte del personal del centro de visitantes. El tiempo que permanecí en la Reserva Natural Palmari me dio la oportunidad de entrar en contacto cercano no solo con este equipo de personal de trabajo, sino también con los habitantes de los poblados y comunidades vecinas, lo cual al paso del tiempo redundó en un acercamiento más personal y una aceptación fraternal. Las tareas que se me encomendaron eran sencillas: Asistir a los visitantes foráneos como traductor y ayudar en la cocina y comedor a la hora de las comidas. Mi estancia en la Reserva Natural Palmari fue un tiempo de aprendizaje, una oportunidad de madurar como persona y mucha diversión durante la ejecución de las actividades descritas – sin duda alguna yo repetiría esta experiencia en cualquier momento futuro y agradezco mucho a la agencia-operadora “Grupo Travesías”, al destino Reserva Natural Palmari haberme dado esta oportunidad, también al equipo de trabajo del centro de visitantes el cual hizo muy cómoda mi permanencia y me integró en su círculo de una manera integral y amable.

 

alt

alt

 
Nicolas Bozdech  

El periodo de tiempo que viví en la Reserva Natural Palmari fue decididamente la mejor decisión que pude haber tomado al escoger este lugar como inicio de mi estancia en mi país de origen Colombia. La labor de colaborar durante los desayunos, almuerzos y cenas no la sentí como un trabajo complejo, ya que con anterioridad a mi viaje a Colombia he trabajado en el sector del servicio vinculado a la alimentación. No sobra mencionar que la comida en este lugar es muy, muy deliciosa y todo el personal desde el que labora en la cocina, pasando por el personal general y hasta el administrador del centro de visitantes siempre fue muy amable conmigo, por lo cual trabajar con ellos, ayudarles y apoyarlos siempre fue un placer. Otra experiencia increíble fue la pernoctada a 48 metros de altura del suelo en la copa de un árbol y desde ese lugar admirar relajadamente el atardecer y el amanecer cuando el clima lo permitía. Una impresión imborrable deja el encontrar y observar desde muy cerca un grupo de nutrias; esta oportunidad se me dio en la cercanía del poblado de Benjamin Constant, en donde la Reserva Natural Palmari en labor mancomunada con el Instituto de Desenvolvimento Socioambiental do Vale do Javari está adelantando un proyecto de estudio, monitoreo y protección de estas nutrias, en un futuro ojalá ampliar el proyecto por medio de la liberación e introducción de otras nutrias decomisadas de tenencia prohibida y/o de individuos en mal estado o descuidados. Y es que no es fácil encontrar y observar animales silvestres en la jungla, aún así y aparte de las nutrias logre ver monos, murciélagos, bagres, delfines, pirañas, loros, tucanes más otras muchas aves; es increíble escuchar a la mayoría de animales producir sonidos, cantos y otros ruidos que uno jamás asociaría con el animal que los produce sino lo consideraría más bien producto de un animal u origen muy diferente. Por medio de la presente deseo también agradecer a la agencia “Grupo Travesias SAS”, al destino “Reserva Natural Palmari” y a la organización no gubernamental “Instituto de Desenvolvimento Socioambiental do Vale do Javari” por la oportunidad de haber podido vivir este periodo de voluntariado así como por la ayuda, soporte, amistad y colaboración de parte del personal del centro de visitantes, especialmente a Jaime, Mires, Joel, Pinduca, Cunha e Ilke más todos los demás que laboraron bajo el sistema rotativo de contratación laboral durante mi estancia, atendiendo, guiando, conduciendo y en general sirviendo a los visitantes; ni olvidar a los otros dos voluntarios que compartieron labores durante mi turno, Maria José Posse y Nicolás Schuetze. Gracias especiales doy a Franciney “Manéu” por llevarme a las actividades en el dosel de los bosques “canopying” las cuales funcionan bajo su administración, organización, logística y ejecución a título del operador en “outsourcing” SelvAventura. Prometo volver a la Reserva Natural Palmari no solo para ver diferencias con respecto a mi primera temporada, sino también para vivir esta experiencia en presencia de huéspedes en una temporada alta de inicio de año. Sin duda alguna le digo a otros interesados en efectuar un voluntariado: Es una experiencia que recomiendo mucho y que vale la pena vivir.

 

alt

alt

alt

 
Gabriela Del Mar Abello Gois    

Durante mi voluntariado en el centro de visitantes de la Reserva Natural Palmarí, ubicado en algún lugar en medio del río Javarí, en territorio brasilero, tuve la oportunidad de conocer las profundidades de la selva húmeda amazónica de la mejor manera. Para mí, el poder compartir con personas de otras culturas, como la gente del staff y los visitantes que viajan por todo el mundo para llegar a este lugar, es una increíble manera de aprender más sobre lo que me rodea. Uno de los mejores momentos durante mi voluntariado fue la exploración de la selva, caminando durante días y acampando alrededor del fuego varias noches al acompañar a varios visitantes en una travesía de duración media: adaptándome al ambiente, a veces asustadizo, y demás maneras como lo selvático se puede manifestar. Eso fue, quizás, lo que más me gusto entre todas las diferentes actividades que una experiencia amazónica única puede ofrecer; la Reserva Natural Palmari claro, ofrece mucho más: kayak por el río y los bosques inundados de varzea, contemplación de la naturaleza y observación animales, una increíble vista escalando al sistema de plataformas triples “canopy” por encima del dosel del bosque de tierra firme, entre otras. Todas estas inolvidables ocupaciones hicieron parte de mi cotidianidad, compartiendo con gente hermosa: viajeros que venían a asombrarse con las bellezas de la selva y los locales que sorprenden transmitiendo su íntimo conocimiento de los misterios que la selva esconde. El voluntariado en la Reserva Natural Palmarí me dio una perspectiva mucho más amplia sobre las maneras de vivir (y sobrevivir) a esta aventura. No solo se trata de divertirse y hacer buenas relaciones no sólo con la gente, sino también con el hogar de millones de seres vivos que nos reciben como visitantes y los cuales merecen nuestro respeto.

alt

alt

 
Maria Jose Arrieta  

Mi nombre es Maria José Arrieta y tengo 19 años, mi estadía como voluntaria en la Reserva Natural Palmarí fué de 6 semanas, 42 días en los que tuve la oportunidad de acercarme a la selva y sus misterios. Como voluntaria mi trabajo consistía en el acompañamiento de los turistas que visitaban la Reserva Natural Palmari, especialmente los interesados en el avistamiento de aves, además la búsqueda e identificación de herpetofauna en zonas aledañas al centro de visitantes. Tener la oportunidad de participar en las actividades diarias del centro de visitantes me permitió no solo acercarme a las personas del staff, sino también a la gente de las comunidades y poblados que de una u otra forma también trabajan con y hacen parte del equipo de trabajo de la Reserva Natural Palmarí, esto en particular hizo que la sensación de estar “lejos” de casa no existiese, por que ya estaba en casa. El trabajo consiste en un esfuerzo grupal, donde el apoyo de otros voluntarios, de guías, jefe de cocina, lencería, administrador, etc., es indispensable y nunca nada me faltó, ya que las personas siempre están dispuestas a ayudar y a formar parte de la experiencia. Además de esto, el voluntariado en la Reserva Natural Palmarí me dio la oportunidad de aprender un poco de portugués y de conocer personas de todas las partes del mundo, creando así nuevos lazos de amistad. Creo que para las personas que además de querer ayudar en la reserva están interesadas en aprender temas relacionados con la naturaleza, ir a la Reserva Natural Palmarí es la respuesta porque puedo asegurar que es más fácil aprender si se está viviendo la selva en vez de aprender dentro de un salón de clases. Para mí, estar en la Reserva Natural Palmarí significó despojo y aprendizaje; despojo principalmente de la tecnología en la que vivía inmersa en una ciudad como Bogotá y aprendizaje en todos sus sentidos, aprendí a correrle a la lluvia y no al tiempo, a reconocer el sonido de los pájaros y no el de los carros, a tenerle respeto a la selva y no a las calles. Aprendí que esconderse no siempre es sinónimo de huir, a veces es necesario esconderse para poder encontrar. Después de haber cambiado mi vida en 6 semanas, honestamente creo que poder ver brillar los hongos y micelios en el suelo al mismo tiempo que las estrellas en el cielo, escuchar el “soplido” de los delfines y respirar el aire directamente desde el pulmón del mundo debería ser un must en la lista de todos.

 

alt

alt

alt

 
Luis Felipe Riveros   

Es difícil describir todo lo que cambió en mí mientras fui voluntario en la Reserva Natural Palmarí, fue una experiencia inolvidable que me dejó muchas cosas buenas. Mi trabajo en el centro de visitantes fue muy grato, sobre todo por las personas que estuvieron a mi lado; el staff es todo lo que uno espera de las personas con quienes va a convivir durante seis semanas. Entre mis tareas como voluntario estaban las traducciones para los turistas, acompañarlos a las actividades y ayudar un poco en la cocina a la hora de las comidas. Además, ayudé en la expansión de una terraza y la construcción de un nuevo techo, así que me fui, dejándole algo mío a Palmarí. Creo que al hacer el voluntariado en la Reserva Natural Palmari la experiencia se disfruta al máximo. Se goza de muchos de los privilegios que tiene un turista, pero se aprende mucho más. Quiero agradecer a todas las personas que hacen parte de la Reserva Natural Palmari por darme la oportunidad de conocer ese lugar tan especial del que me había estado perdiendo. Sin duda es una experiencia que quiero repetir.

 

alt

alt

 
Mariana Lindenmeyer   

Pasé 6 semanas en el centro de visitantes de la Reserva Natural Palmarí en la cual trabajé como voluntaria, lugar que está localizado en medio de la selva brasilera y donde los turistas pueden vivir la jungla desde muy cerca. Durante esta época aprendí más a fondo sobre la administración, asistencia a turistas y la preparación de comida. Además mejoré mis conocimientos en español, portugués y también inglés con los turistas. Las responsabilidades comprenden mantener la limpieza y el orden como también el intercambio con las oficinas de Leticia y Bogotá fueron algunas de las tareas que tenía como voluntaria. Además tuve la posibilidad de acompañar al administrador para hacer las compras generales y así pude aprender sobre la vida y el día a día de los moradores locales. En cuanto al trabajo con turistas, tenía la responsabilidad de recogerlos en el aeropuerto, darles la bienvenida, acompañarlos durante sus excursiones, traducir para ellos e informarles y apoyarles durante toda su estancia. También ayudaba en la cocina decorando los postres y tuve la oportunidad de asistir en la preparación de la deliciosa comida. La convivencia con las personas del STAFF fue fácil ya que siempre hubo armonía y colaboración. Durante mi tiempo en la Reserva Natural Palmari hice un intercambio con las personas que trabajan permanentemente en el centro de visitantes, el cual consistía en enseñarles a ellos un poco de inglés o alemán y al mismo tiempo aprender de ellos portugués. Conocí una vida tranquila, sin estrés ni presión, lejos de la vida moderna y llena de tecnología a la cual estaba acostumbrada, un lugar donde se puede ver el cielo tan claro y lleno de estrellas que se reflejan en el río, mientras se escucha el canto de animales como los grillos y las aves…la Reserva Natural Palmarí es el lugar perfecto para hacer una pausa del día a día usual y rutinario y dormir muy tranquila. Es difícil describir con palabras y en un texto corto las sensaciones y experiencias que se viven en la Reserva Natural Palmarí y lo que yo me llevo conmigo es principalmente la cordialidad de la gente y la paz que me dio éste lugar. Pero también las experiencias, conocimientos nuevos y la fluidez que gané en los idiomas que practiqué durante mi estadía. Disfruté mucho mí tiempo en la Reserva Natural Palmarí, siempre estuve muy bien atendida y aprendí muchas cosas que estoy segura me van a ser útiles durante mi vida. Quiero agradecer profundamente a la Reserva Natural Palmarí por todo lo que me dieron, y estaría dispuesta a repetir ésta experiencia. Le recomiendo a todas las personas ir a la Reserva Natural Palmarí para que puedan vivir su propia aventura.

 

alt

alt

 
Julia Ittrich  

Julia Ittrich, a young, beautifull, highly responsible german hotelier girl, who has worked with various hotel chains in the United States of North America, Grand Cayman Islands and Australia, decided to give it a try, move to the Reserva Natural Palmari from June to August 2.009 and teach basic english to a groupe of guides, girls working in the kitchen and in the housekeeping area, “canopying activity” personell and various other interested members of both the Palmari and Sao Pedro do Norte neighbouring communities. Lessons took place in two shifts, one for the male students from 06:30° to 08:00° and one for the female students from 15:00° to 16:30° and, after Julia had developed a criteria regarding the best and most interested students, she gave personalized lessons to 2 male and 2 female students during different half-hour blocks during the day, whenever these 4 hand-picked students could take some time out from work, home responsabilities or other. Each student was given a photocopied english book, a note book and a pencil and classes took place at the “enramada” being equiped with a blackboard with seating and writing facilities for each student. Besides these “fixed class lessons” she also decided to follow these 4 students on their work routine (the girls in the kitchen and/or during room cleaning, linnen washing or other; the boys during jungle guidance, “canopying” activities, fishing or else) and teach them the relevant vocabulary and conversation in english language specifically needed for and during these activities. We might also conclude from the experience that not only the local community members learned basic english, but Julia improoved on her spanish and after this experience now also considers herself as a basic portuguese speaking girl. Making new friends, meeting new people, interacting with tourists and the activities during the “Yanawara 2009” summer camps held during the whole month of July, learning a lot about neo-tropical rain forests and understanding today quite a good deal regarding the amazonian modus vivendi convinced her of wanting to return for another teacher´s shift hopefully next year and we, both the Reserva Natural Palmari and the Instituto de Desenvolvimento Socioambiental do Vale do Rio Javari look forward to it = Thank you, Julia, and immer, jederzeit, herzlichst willkommen!

Johanna Knaack  

Johanna Knaack, a young, beautifull, highly responsible german girl, who was visiting the Reserva Natural Palmari as a tourist in May, 2.008, decided to give it a try, move to the Reserva Natural Palmari from August to September 2.008 and work with children between 4 to 15 years of age from both the Palmari and Sao Pedro do Norte neighbouring communities. The programme created by Johanna included improoving their skills when working with their hands by using new materials like papier-mache, carpenter tools, “origami” and similar; developing art creativity with crayons, water-colours, pencils, sissors and glue; enhancing responsibility and ownership by planting, caring, nurseing and re-planting in the surrounding forests trees belonging to each child; giving them new routines regarding tidyness, ecological waste-management, self-cleanliness and caring for their cloths by instructing certain rules that had to be obeyed and followed day-by-day; decorating white T-shirts, which they could keep as presents; competing in games and sport events designed for improoving their environmentally protective conciousness with rewards like small tokens, toys and sweets for the winning team or child; undertaking of collective garbage picking and similar throughout the entire village areas and various other activities which always combined learning, ecology, sustainable living scenarios with fun and games. In return Johanna learned a lot from these children as to their modus vivendi, was impressed on how happy these kids were eventhough living on basic conditions and with very few toys or other related items rich, modern children these days are provided; besides improoving on her spanish and learning portugues she was taught indirectly important live-lessons as to how different but still rich and colourfull amazonian life in poor and basic colonist villages can be. Johanna impressed not only the children but her families in a deep and positive way; not one eye was dry when she parted, all the kids wanted her to stay and her leaving was dramatic with children crying heartbreakingly, mothers in silence looking to the ground, our staff overwhelmed in sorrow and various of our guides still suffering when remembering her: Johanna had to promise her soon return. The Reserva Natural Palmari and the Instituto de Desenvolvimento Socioambiental do Vale do Rio Javari look forward to it = Thank you, Johanna, and immer, jederzeit, herzlichst willkommen!

Peter Richards  

In order to provide the below depicted school we initiated the search for funding and optained it through “ARYSTA LIFESCIENCE CORPORATION” which, up to now has donated the money needed to build, paint and put into good use of a school and its sanitary installation at 4 “caboclo” communities of San Pedro do Norte, Pirapitinga, Jaburu and Asaizal in the middle and upper Javari valley; logistics regarding transport of construction material, tools, feeding of the involved carpenters and masons, as well as lodging equipment for the institute´s personell stationed at the job-sites was provided free of charge by the “RESERVA NATURAL PALMARI” and each and every step from scratch until final “turn key” delivery was managed, controlled and exceptionally well administrated by the institute´s operational manager, Mr. Jaime Gonzalves Cunha.

In order to provide the below depicted aqueduct we initiated the search for funding and optained it through a private school “COLEGIO NUEVA GRANADA” which, up to now, has donated the money needed to buy all necessary materials such as the motor-pump, the tubing, the water tanks and all relevant accessories to build and put into good use of an aqueduct for the “caboclo” communitie of San Pedro do Norte; the man-hour work and requiered tools to perforate the deep-well, as well as the wood, nails, screws, bolts and other accessories to built the water-tower holding the water-tanks were donated by the “RESERVA NATURAL PALMARI” together with the logistics regarding transport of construction material, tools, feeding of the involved carpenters and masons, as well as lodging equipment for the institute´s personell stationed at the job-site; then, during 2 month, three groups of students from the “COLEGIO NUEVA GRANADA”, “COLEGIO TRINIDAD DEL MONTE” and “CIEDI” visiting the Reserva Natural Palmari as part of their annual educational pensum in respect to their excursions curriculum, took to the taks of building the full infrastructure with help and orientation by the community members and the whole proyect managed, controlled and exceptionally well administrated by the institute´s operational manager, Mr. Jaime Gonzalves Cunha assisted by the british volontaire Mr. Peter Richards; also we find important to mention that the requiered lobbying to promote and sell the proyect to the involved private schools was professionally-well taken care of by the summer-camp & school class excursion operating agency “ZAMBO – OBA”

alt

alt

© Copyright, 2001 Reserva Natural Palmari Ltd.